Mitos del Terror – El Cuadro Maldito El niño llorón. Segunda Parte

niño lloron mito de terrorEsta  es la segunda parte  del Mito de Terror del niño Llorón, si te haz perdido la primera parte del Cuadro Maldito comienza hora, te sorprenderás, mucho misterio, suspenso y por sobre todas las cosas, mucho terror quedarás impactado.

A pesar de la tremenda simpatía que despertaba en la comunidad,  la misteriosa muerte del afamado coleccionista de arte no trascendió demasiado, al cabo de unas semanas el fulgor inicial de la leyenda urbana del cuadro de el niño llorón fue rápidamente sustituido por la noticia de turno.  Para la mayoría la historia se convirtió en susurro y el susurro rápidamente en mito, para la mayoría excepto para el buen amigo de Christopher: Benjamin Plath.

Todavía recordaba la tarde en la que Christopher cansado y nervioso se había presentado en su estudio solicitando sus habilidades como investigador para resolver el misterio del cuadro del niño llorón, había escuchado atentamente sus confesiones y había sentido pena por su amigo mientras pensaba que el mismo había cedido paso a la locura.

Enterarse de la trágicamente de su amigo fue para Benjamin Plath un golpe devastador y cuando consecuentemente le contaron la extraña manera como el armario que contenía la pintura había resultado ileso, el investigador sintió un desagradable frio helado recorriendo su espina dorsal.  Se enfrascó entonces en unas búsqueda exhaustiva para recopilar información sobre el misterioso artista que había dado vida a tan escalofriante obra artística, tras semanas de búsqueda no existía registro alguno de algún artista llamado  Giovanni Bragolin.

Al cabo de una semanas dio con la pista que lo llevaría a la aparente resolución del misterio: Giovanni Bragolin no era más que un pseudónimo con el que firmaba sus cuadros un artista Veneciano conocido como Bruno Amadio.

Enterarse de esta noticia no significo un consuelo ni mucho menos la paz para Benjamín. Pues los mitos de terror e historias increíbles que rodeaban la vida y obra del pintor eran sencillamente escalofriantes:

El trabajo de Bruno Amadio como pintor nunca había logrado trascender de ninguna u otra forma, Según las investigaciones de Plath,  Amadio pinta un total de 27 hermosos y enigmáticos retratos de niños huérfanos por la guerra en los que retrataba algo más que dolor y pena. Hambriento de éxito el pintor realiza un pacto con el mismo diablo que le asegura a continuación un éxito y riqueza inmediata pero que desataría una terrible maldición sobre las pinturas y sobre cualquiera que se atreviera a poseer una de ellas atrayendo desgracias y oscuridad a su vida, es en Londres donde un periódico hace público un comunicado donde expresa los testimonios de una gran cantidad de bomberos que afirma que tras incendios sin causa aparente a la mayoría de casas que asistían encontraban alguno de los cuadros de Amadio, todos por supuesto intactos a pesar de las llamas.

Mito, realidad, leyenda urbana, mas allá de todo es una historia de terror muy escalofriante.

Te gustó? Te has  aterrorizado? Cuéntanos  tu perspectiva  es este maravilloso mito de Terror.

 

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO